lunes, 10 de octubre de 2005

Las nuevas "ideas" de Lavín

Lavín tiene una cualidad innegable: siempre nos sorprende con alguna nueva tontería. Ahora propone construir cárceles en islas solitarias. Alejar a las "lacras" de criminales de la sociedad. ¿Por qué no propone directamente matarlos a todos para acabar por fin con la delincuencia?
Parece que Lavín se olvida que estamos en un Estado de Derecho, donde todos tienen sus derechos asegurados por la Constitución. Los delincuentes deben pagar, claro está, pero de acuerdo con nuestra normativa en la materia. Se ha demostrado fehacientemente que el delincuente o criminal no actúa delictivamente mirando su posible pena, no se llega a ese estado de racionalidad, por lo cual resulta ineficiente endurecer las penas. Que haya pena de muerte no evita que le roben la cartera a una señora en el centro, o que no asalten una casa.
Por lo visto, el señor candidato de la UDI cree que haciendo más duras las penas habrá menos delincuencia.
Seguramente en pocos días más propondrá que se le corten dedos o manos a quienes roben o cometan otras faltas, como sucede en algunos países islámicos. Estaría en su línea.

2 comentarios:

Rafael Mera P. dijo...

¿Qué tiene de malo la propuesta? Yo creo que tiene bastante sentido.

Las cárceles en sectores residenciales -o cerca de ellos- obviamente devalúan el valor de las propiedades cercanas, y peor aún, generan todo un submundo relacionado con la delincuencia.

Gonzalo Araya I. dijo...

Hola Rafael, claro que las cárceles no pueden estar en cualquier lugar, pero mi crítica apunta al sentido de la propuesta, de "sacar" de la sociedad a los delincuentes, como si fueran personas sin derechos.

Gracias por tu comentario