miércoles, 18 de abril de 2007

Desaciertos del gobierno

Ayer el gobierno sufrió un nuevo y duro golpe, al no aprobarse el proyecto de depreciación acelerada en el Senado, el que deberá pasar a comisión mixta para su análisis por las comisiones de Hacienda de la Cámara baja y del Senado. Finalmente, y esto es a título personal, el proyecto será aprobado, pero no antes de negociar nuevas medidas que apunten a solucionar los verdaderos problemas de las pymes, que se han visto totalmente despreciadas por el actual gobierno.
Recordemos que este proyecto es parte importante del plan Chile Invierte, el que se supone va en directo beneficio de las pymes. Sin embargo, es mayoritaria la opinión -incluida la mía- que solo favorece a las grandes empresas, las que no necesitan más ayudas ni beneficios estatales.
Por lo mismo, me parece muy desacertado el lobby que ha realizado el gobierno con las grandes agrupaciones gremiales (CPC, entre otras) para que éstas traten de influir en los parlamentarios opositores, dejando una vez más fuera de las conversaciones a las pymes, las supuestas favorecidas por las medidas del plan Chile Invierte.
Y los desaciertos suman y siguen. Me parece poco adecuado el proyecto de ley que modifica la ley de enseñanza, especialmente en lo que respecta al lucro y a la selección. Esto provocará un desinterés del sector privado en la enseñanza, perdiéndose importantes proyectos educativos de calidad, al limitar la legítima ganancia, como en cualquier otra actividad productiva. Asimismo, la selección, evitando la discriminación, no puede quedar de lado. Lo que claramente debe pasar es que la subvención estatal debe ser diferenciada y no homogénea como hasta ahora, otorgando muchos más recursos a los sostenedores que trabajen con alumnos con mayores riesgos. Hay como una improvisación latente en el proyecto, que poco dice relación con la calidad de la educación, atacando factores anexos y no yendo al meollo del problema, que es la pobrísima calidad de la educación.
Pero los desatinos no se quedan allí. La Presidenta Michelle Bachelet, poco asesorada al parecer en temas comunicacionales, se ha despachado dos entrevistas en las que apela al instinto y a los sueños para gobernar. Mala cosa me parece. Si le hubiera hecho caso a su instinto no habría autorizado el funcionamiento del Transantiago en febrero pasado y duerme con un papel y un lápiz a la mano para anotar lo que sueña. ¿? Ambas declaraciones no la dejan muy bien parada como gobernante.
Y para no hacer eternos estos comentarios (o críticas derechamente), me referiré por último al gabinete, el que me parece no está muy afinado. Ricardo Lagos W. se mandó la más grande voltereta de los últimos tiempos al decir que no dijo lo que todos oímos en TVN sobre que el ex Ministro Espejo fue el responsable de poner en marcha el Transantiago. Luego tuvo que excusarse con todo el munco, incluido el propio Espejo y la presidenta de la DC, senadora Alvear. Y los Velasco tampoco lo han hecho muy bien. Belisario metió las patas hasta el fondo al nominar a una persona vinculada al caso Spiniak a dirigir ChileDeportes, la que duró menos de dos días en su cargo; y Andrés, el todopoderoso Ministro de Hacienda, no baja del Olimpo que le da su innegable capacidad técnica y no escucha las quejas sobre el tema pyme de parte importante del espectro político nacional, incluido importantes senadores oficialistas, como Ominami y Zaldívar. Y desacertado también en su constante desaire a asociados y agrupaciones de pymes, como Conapyme, que no ha sido escuchada en este importante tema.

2 comentarios:

La Libélula dijo...

Uf! todo mal en el Gobierno, malo lo de las declaraciones típicas de una "mina" de nuestra querida presidenta, malo lo de dejar al margen a las Pymes en este proyecto Chile invierte, malo lo de la supuesta no discriminación en los colegios, en suma puros desaciertos políticos que siguen y siguen restando puntos al gobierno de la concertación...¿qué irá a pasar? continuará!!!

Cariños y un besote

Yve

Pancho dijo...

hiciste pebre a al gobierno!!
en el tema de la educación creo que lo principal, la base es la motivación, la educación chilena no motiva a aprender, una vez que los educandos deseen aprender todo tomará otro rumbo. Saludos