martes, 19 de agosto de 2008

Beijing 2008

No he podido sustraerme de las Olimpiadas. Me tienen completamente fascinado y agotado (no tanto como Phelps y sus catorce apariciones en el Cubo), pues trato de ver lo máximo posible y sigo los resultados online para no perderme nada de este acontecimiento deportivo, el más grande del mundo.

Desde el año 2004, en Atenas, cuando terminaron los juegos, que esperaba estos juegos organizados por los chinos, con mucha ilusión y con la esperanza que éstos desbancaran del primer lugar del medallero al todopoderoso equipo estadounidense, lo que están haciendo hasta ahora con gran mérito. Muchos podrán alegar de las escasas libertades del pueblo chino, de sus métodos y controles tan estrictos, de la censura, pero aun así la competencia la están ganando limpiamente los atletas chinos, lo que me llena de alegria, sólo por romper la hegemonía de EE.UU.

Y han sido unos juegos maravillosos hasta ahora. Una inauguración magnífica, espléndida, única e inigualable (a pesar de lo que se ha sabido sobre pequeños fraudes); una infraestructura realmente impresionante, con el Nido de Pájaros y el Cubo como máximos recintos y, lo que es más importante, con grandes actuaciones de los mejores atletas del mundo, incluido nuestro Fernando González, que obtuvo una notable medalla de Plata, cayendo ante el nuevo Dios del Tenis, Rafael Nadal.

Michael Phelps como figura máxima, increible con sus 8 medallas de oro en natación, el jamaiquino Usain Bolt con la notable y maravillosa carrera de 100 metros, con record mundial incluido (9,69 seg), la estupenda Yelena Isinbayeva, quebrando su propio record con 5,05 metros en salto con garrocha, son solo algunos de los inmortales que han hecho de estos juegos Olímpicos los mejores que he visto. Increibles, espectaculares, emocionantes, inolvidables.

2 comentarios:

La Libélula dijo...

Simplemente espectaculares los Juegos Olímpicos, las marcas que se rompieron, la preparación que incluía hasta los detalles más pequeños y que hablan de un pueblo con una paciencia y una aplicación increíble, la tecnología desplegada en las imágenes, esas cámaras lentas que dejaban al desnudo las piruetas fantásticas de los atletas, genial!!! Sin duda les quedó la marca bien alta a los chicos de Londres, habrá que esperar otros cuatro años para ver que pasa...

Yve

Anónimo dijo...

Con todo respeto pero creo que hay un error de sintaxis en el inicio de su información...
No he podido sustraerme de las Olimpiadas...

Suele llamarse a los Juegos también como Olimpíadas, pero esto es un error. Olimpíada era el nombre que recibía el período de cuatro años entre unos Juegos Olímpicos y los siguientes.

Esto quiere decir que hoy estamos en una Olimpíada, ya que es un lapso entre unos Juegos Olímpicos y otros.
Un saludo desde Guaymas, Sonora, México....Ventura Cota y Borbón III