miércoles, 24 de mayo de 2006

Del baúl de los recuerdos

La memoria es muy frágil (y la mía más que ninguna al parecer) y a veces los recuerdos pierden esa temporalidad tan importante para fijarlos en el tiempo. En este caso particular, recordaba perfectamente el hecho, pero no así la fecha -y estaba bastante perdido en realidad- y lo que era más trágico para mí, había extraviado lo único que me permitiría comprobar ese dato y además reproducir lo obrado: me refiero a las planillas de anotación de las partidas de ajedrez del III torneo sudamerica de ajedrez interempresas, que jugamos en Brasil a principios de la década del '90 con el representativo de Entel y que ganamos con holgura.
Aunque parece nimio, estas planillas las busqué toda la vida. Eran el único testigo de esa época tan linda en que el ajedrez llenaba parte importante de mi vida y me daba grandes satisfacciones. Quizás esto sólo lo comprendan quienes hayan jugado ajedrez en forma competitiva, y por esto la importancia de guardar como recuerdo las planillas en que se anota la partida, se consigna el resultado de la misma y se firma en señal de aceptación de éste, como puede verse en la imagen que acompaña estas palabras.
Pero resulta que las tenía mi padre, gran ajedrecista que representó muchas veces a Chile en encuentros internacionales, quien me las entregó hace unos días al encontrarlas casualmente.
Así, volvieron a mis manos esas añoradas -y perdidas según creía- planillas que reabrieron estos hermosos recuerdos. Dicho torneo se jugó a fines de abril del año 1992, en Caiobá, pequeño balneario turístico brasileño, cercano a Curitiba. Por nuestro país participaron, además de Entel, los equipos de CTC y MOP, reforzados por grandes ajedrecistas. Participaron además equipos argentinos, brasileños y peruanos, con el beneficio de contar con un jugador profesional en sus filas.
Nuestro equipo lideró todo el torneo. Lo conformaban grandes jugadores, como Rodrigo Vázquez (actual Gran Maestro), Marcelo Duarte, Manuel Abarca, todos campeones chilenos de la especialidad y los otros de menos pergaminos entre los que recuerdo a Leonardo Avila, Pablo Toloza y Francisco de La Puente.
Mi actuación, jugando en los tableros quinto y sexto, fue destacada: cuatro triunfos y un empate, en la ronda final y por acuerdo de los capitanes, ya que con eso asegurábamos el primer lugar.
Muy buenos recuerdos de esos tiempos: el hotel bastante bueno (no tanto como el Hotel O'Higgins de Viña del Mar, sede del campeonato anterior y donde igualamos el primer lugar con el equipo de la CTC), el mar exquisito, la comida ídem, en fin, todo estupendo.
Y todos estos recuerdos se gatillaron por unas simples planillas de ajedrez, que para mí son un verdadero tesoro.

5 comentarios:

WN dijo...

Una vez, hace muchísimos años, me preguntaron que era para mí el Ajedrez... y yo respondí que para mí era el arte de pensar el futuro... creo que no habrá ningún verdadero ajedrecista que no coincida conmigo en esta sencilla definición... También jugue, como tú, en algunos Torneos, y creo que de mi vida esos fueron muy buenos años...
Saludos y ojalá escribas a menudo sobre esta tan interesante actividad intelectual.
WN

Gonzalo Araya I. dijo...

Me encantó tu definición. Gracias por compartir tus experiencias conmigo

Anónimo dijo...

Very nice site! »

Anónimo dijo...

This is very interesting site... » »

Anónimo dijo...

Cool blog, interesting information... Keep it UP »